The Sidney Morning Herald nos cuenta que un nuevo edificio se alzará en Manhattan a pocos metros del Empire State Building. El nuevo edificio, 15 Penn Plaza, será construido sobre la Séptima Avenida, enfrente de Penn Station y el Madison Square Garden, y tendrá casi la misma altura que el Empire State. El diario australiano no lo detalla, pero sabemos que el edificio ha sido diseñado por el estudio del arquitecto argentino César Pelli (también autor de otros como las Torres Petronas (Kuala Lumpur), parte del World Financial Center (NYC) y la torre Repsol (Buenos Aires).

La torre se construirá a pesar de la oposición de los dueños del Empire State, quienes demostraron tener una doble vara al intentar impedir la construcción de esta torre por ser demasiado alta. No hace falta decir que si se hubiera aplicado tal política 90 años atrás, el Empire State nunca habría sido construido.

Con buen criterio, el alcalde Bloomberg destacó que el nuevo edificio no hace más que continuar la tradición neoyorquina de competir por el mejor rascacielos. Asimismo, la aprobación de este edificio se inscribe en la política de densificación del área central de la ciudad, que busca concentrar oficinas y viviendas en zonas bien conectadas al transporte público, para así reducir el “urban sprawl” y el uso del automóvil (algo que deberíamos copiar en Buenos Aires).

Si hablamos de rascacielos de Buenos Aires, el Kavanagh es la referencia obligada. Un edificio único, que supo ser el rascacielos de hormigón más alto del mundo, se destaca todavía en el skyline porteño.

Foto: http://www.flickr.com/photos/jglsongs/

Foto: http://www.flickr.com/photos/jglsongs/

Pero el edificio no se destaca sólo por su diseño y su belleza (aunque no muy bien cuidada). Su historia es también muy interesante. Encargado en 1934 por Corina Kavanagh, la leyenda cuenta que su ubicación y forma fueron una venganza contra los Anchorena, que vivían del otro lado de la plaza. Los Anchorena habían impedido la boda entre una hija de Corina y uno de sus hijos, despreciando a la familia Kavanagh por no ser aristócrata. ¿Y por qué la construcción del Kavanagh podría ser una venganza? Resulta que detrás de esta torre los Anchorena habían construido una iglesia, que quedó tapada por el rascacielos desde la casa de los Anchorena (en la foto de arriba puede verse una parte de la iglesia).

Casas y edificios en Mississauga, vistas desde la Google Van.

Casas y edificios en Mississauga, vistas desde la Google Van.

Mississauga es una ciudad canadiense que está experimentando cambios muy rápidos y muy interesantes. Nacida como un típico suburbio norteamericano lleno de “subdivisiones”, centros comerciales y parques industriales conectados por autopistas, fue incorporada como ciudad en 1974. Hoy, su gobierno municipal se propone transformala en una verdadera ciudad, con un denso y vibrante centro. Para eso ha encarado un ambicioso plan de renovación y transformación urbana, basada en una drástica densificación del centro de la ciudad (hasta hace unos años un área de baldíos, grandes estacionamientos al aire libre) y una expansión de los medios de transporte públicos.

La imagen de arriba muestra con un impresionante poder de síntesis este momento de transición en que la ciudad se encuentra con el suburbio, con viviendas unifamiliares típicas de las subdivisiones, cuyos fondos dan a las nuevas torres de decenas de pisos.

Master plan del centro de Mississauga

Master plan del centro de Mississauga. Fuente: http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=641695

El crecimiento de esta ciudad no es caótico ni desordenado: está siendo guiado por un ciudadoso plan representado en la maqueta de la foto. Si la construcción continúa al ritmo actual, en pocos años lo que hoy se ve en la maqueta será una realidad. Algunos de los proyectos individuales que componen este master plan son muy interesantes, y los cubriremos en futuros artículos.

Skyline actual de Mississauga. Fuente: http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=641695

Skyline actual de Mississauga. Fuente: http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=641695

Recientemente Edward L Glaeser escribió para New York Times un artículo muy interesante sobre la relación entre los límites a la altura de las construcciones y los precios de las viviendas. Para esto toma el ejemplo de la ciudad de Nueva York, que hasta hace pocos años tendió a disminuir la altura máxima permitida para nuevas construcciones, lo que fue acomapañado por un aumento sostenido de los precios de las viviendas, lo que efectivamente expulsó a una gran cantidad de población de Manhattan, que se volvió un área cada vez más exclusiva.

El artículo toma en consideración otros factores, como la relación entre densidad y diversidad, estudiada en el pasado por Jane Jacob, quien consideraba que el aumento de la densidad de población favorecía la diversidad pero sólo hasta un punto. Según esta pensadora, una densidad similar a la del Greenwich Village, con edificios de alrededor de seis pisos, es la ideal, y no se debería ir más allá. Glaeser critica este argumento afirmando que una mayor densidad no implica de ninguna manera una menor diversidad, y en todo caso afirma que no existe tal cosa como una “densidad apropiada”.

Jacobs temía a las altas densidades porque pensaba que llevarían a un nivel demasiado bajo de diversidad, pero hay buenas razones para pensar que ella entendió las cosas al revés. Restringir las nuevas construcciones y mantener los nuevos edificios artificialmente bajos significa que la oferta de viviendas no puede satisfacer la demanda. El resultado son precios altos y ciudades que crecientemente sólo son accesibles para los ricos.

Foto por Mark Heard (http://www.flickr.com/photos/heardsy/)

Si bien este blog va a tener noticias y temas de actualidad, me pareció que la mejor manera de empezarlo es con una reseña del que tal vez sea el máximo símbolo de los rascacielos: el Empire State Building, llamado así por el nickname del estado de Nueva York, el “estado imperio”.

Con 102 pisos, el Empire State fue durate décadas el edificio más alto del mundo, y desde la destrucción de las torres gemelas hasta que se complete la Freedom Tower en el nuevo World Trade Center ocupa el primer lugar de la ciudad de Nueva York. En un elegante estilo Art Deco el edificio ha sido desde su construcción una visita obligada para los visitantes de la gran manzana. Ya desde el camino desde el aeropuerto a Manhattan, podemos verlo destacarse imponente en el horizonte.

El sitio donde hoy se levanta este edificio supo estar el hotel Waldorf Astoria (hoy ubicado a pocas cuadras).  La excavación comenzó el 22 de enero de 1930, y el edificio fue oficialmente inaugurado el 1 de mayo de 1931. Impresiona el poco tiempo que tardó la construcción, especialmente si tenemos en cuenta que tuvo lugar durante los duros tiempos de la Gran Depresión.

En su diseño original, la torre incluía un puerto de dirigibles, que después fue clausurado porque resultó ser extremadamente inseguro. El edificio fue capaz de demostrar su fortaleza y buen diseño cuando soportó el impacto de un avión en 1945.